Destinos / Brasil

Salvador


Salvador cuenta con unas magníficas playas y grandes atracciones para todo público.
 
Para aquellos que viajen en grupo de amigos las posibilidades se extienden: la noche en Salvador de Bahía no escapa a los ritmos y los excesos, nunca faltarán tragos ni bellísimas garotas o garotos (para hombres entendidos).

El pueblo, su gente es otro de los grandes atractivos.

Alegres por naturaleza y sumamente amistosos, los residentes de esta urbe acompañan el espíritu festivo de sus huéspedes durante todo el año.

*****

El Estado de Bahia se ubica en la región nordeste de Brasil.

Su capital –Salvador de Bahia – fue fundada en 1549 y fue la primera capital de Brasil. La ciudad enseguida sirvió como puerto de apoyo a las rutas del Oriente y la de gran centro de exportación de azúcar. Estas dos actividades irían a contribuir a la conformación de una población mestiza de portugueses y esclavos africanos, importados en gran escala para el cultivo de la caña de azúcar. A éstos se sumaron otros contingentes étnicos, a partir de finales del siglo XIX, dando origen a una cultura popular muy rica, en la que se mezclan aspectos occidentales, africanos y, en menor escala, orientales.

En 1763, por intereses de la Corona Portuguesa, perdió de ser la Capital en beneficio de Rio de Janeiro.

Es el estado brasileño con mayor número de negros y mulatos y el que posee mayor influencia de la cultura africana. Tierra de poetas, compositores y cantantes, Bahía imprimió profundas marcas en la cultura brasileña.

Los comienzos se remontan cuando el navegante portugués Pedro Álvares Cabral atracó en lo que hoy es Porto Seguro, en la costa sur de Bahía en 1500, y tomó posesión del mismo para Portugal. También Holanda controló Bahía entre mayo de 1624 y abril de 1625.

Después de la proclamación de la república en Brasil en 1889, Bahía se transformó en un estado.

Bahía es el quinto estado del Brasil en extensión territorial. Equivale a 36 % del área total de la Región Nordeste y casi un 7% del territorio nacional. Su superficie total de 567.295,3 km² es un poco más grande que España.

La economía del estado se basa en la agricultura (caña de azúcar, mandioca, feijão, maíz, cacao , coco y más recientemente soja en el oeste del estado); en la industria (química, petroquímica, automóvil y sus piezas); en la ganadería y en la minería (oro, cobre, magnesita, cromita, además de petróleo). Hay un importante parque industrial en la Región Metropolitana de Salvador: el Polo Petroquímico de Camaçari, donde también está la fábrica de automóviles Ford.

Salvador de Bahia

Existen tres grandes zonas de alojamiento en la ciudad:

- Casco Histórico, conocido como Pelourinho, con un importante patrimonio cultural.
- La zona turística de Barra, Ondina y Rio Vermelho, con playas no muy extensas, y con lugareños
- La zona de Itapoá y Stella Maris , al norte de la ciudad, única posibilidad de alojamiento sobre la playa en los Hoteles Catussaba o Stella Maris.

En cualquiera de las tres zonas existe hotelería de diferentes categorías para todas las opciones que se busquen.

La ubicación permitirá o no el fácil acceso a los centros turísticos y esto dependerá del perfil de pasajero, si son familias, parejas o chicas o muchachos solos.

Chapada Diamantina


Localizada en el corazón de Bahía –a 420 km de Salvador– Chapada Diamantina impresiona por su biodiversidad de ríos, lagos, cascadas, pozos, grutas, cavernas, montañas y valles que componen un paisaje deslumbrante. Por esta geografía tan específica, es el destino ideal para pasajeros que busquen turismo aventura, y ofrece paquetes para realizar rappel de diferentes alturas, con traslado, guia y equipo.

El Parque Nacional Chapada Diamantina –con una superficie de 150.000 hectáreas– fue creado en 1985. La mejor forma de conocer algunos de sus numerosos senderos, es comenzar el viaje en la ciudad de Lencois, nacida en 1845 en uno de los contrafuertes de las sierras de Sincorá en las márgenes del río Lençois.

Se cuenta que los buscadores de oro y diamantes –“garimpeiros”– armaban barracas con toldos en las márgenes del río, las que a la distancia se asemejaban a sábanas (lençois) extendidas por las piedras, dando origen al nombre de la ciudad. Declarada Patrimonio Histórico Nacional en 1973, la ciudad conserva su casco colonial del siglo XIX , época en que fue la "Capital del Diamante".

Lencois es la puerta de entrada a Chapada Diamantina. Para conocer los atractivos del Parque, hay organizadas caminatas y paseos en vehículos por los innumerables senderos que los atraviesan para los lugares más distantes.

Uno de ellos es el Circuito Serrano: se parte desde la plazoleta de la ciudad y a los pocos minutos se inicia –en una suave pendiente continua– el ascenso a las sierras. Después de atravesar varias veces el cauce del Rio Lencois, se llega a la Cachoeira da Primavera. Las aguas cristalinas son ideales para un baño refrescante luego de 2 horas de caminata. Se puede retornar a Lencois para un almuerzo liviano y por la tarde emprender la caminata hacia el río Ribeirao do Meio.

El Río posee un enorme tobogán de agua que forma una piscina natural, perfecta para el baño, con exuberante vegetación. El regreso se realiza en un suave descenso con una hermosa vista del valle y la ciudad.

Por la noche: una reconfortante cena en algunos de los variados restaurantes que ofrecen gastronomía regional, brasileña e internacional.

Otra opción es un paseo a las grutas. Se llega tras un recorrido de 76 km de camino en su mayor parte asfaltado. Entre otras muchas se encuentran las de Lapa Doce, Gruta da Torrinha, Gruta da Pratinha y Gruta Azul.

Para acceder a la Gruta Lapa Doce –una de las más visitadas, con más de 1 km de extensión– es obligatorio hacerlo con la compañía de un guía. Se realiza un descenso de 40 metros bajo tierra y se recorre parte del interior de la gruta con el farol portátil del guía como única fuente de iluminación. Estalactitas, estalagmitas, formaciones rocosas inverosímiles causadas por la erosión del agua, arroyos subterráneos, se suceden a lo largo de la caminata. El denso follaje que asoma apenas se abandona la gruta, indica que el recorrido subterráneo ha finalizado.

Luego, un almuerzo ligero en uno de los paradores de la zona. En un viaje de 35 km, se llega al mirador natural del Parque: el Morro do Pai Inacio, una verdadera tarjeta postal, con una visión de 360º grados en su cima, a la cual se accede luego de 30 minutos de ascenso pedestre. Morros, valles y verdes configuran una visión inolvidable desde lo alto.

En el camino de retorno a Lencois, es aconsejable hacer una parada en la zona del Río Mucugezinho, a 20 km del pueblo, uno de los cursos más caudalosos, el cual corre en varios trechos descendiendo sobre piedras, formando así toboganes y grandes piscinas naturales.

Un breve descanso en el hotel, un baño bien caliente y una buena parrillada –las hay también en Lencois– para reponer proteínas antes del merecido descanso.

Existe también la opción de realizar una excursión a Laguna del Pozo Encantado, situada a 150 km de Lencois. Se deja el vehículo en un parador donde se provee al turista de un casco de seguridad y la supervisión permanente de un guía. Después de un descenso de casi 20 metros por la gruta se llega al Pozo Encantado, donde por una abertura, los rayos solares iluminan las aguas transparentes de la laguna con 60 metros de profundidad.

A sólo media hora de viaje de la Laguna se encuentra el pueblo de Mucugé, un verdadero museo al aire libre, con sus casas coloniales, calles angostas y adoquinadas, y acogedores restaurantes.

De regreso a Lencois, una buena opción es caminar por la plaza central y adquirir alguna artesanía de recuerdo.

Un viaje a Chapada Diamantina, siempre será una buena oportunidad para conectarse con la naturaleza, disfrutar de una exhuberante vegetación, conocer paisajes indescriptibles y atreverse a realizar turismo aventura.





Programas

Ver másRef:427  desde u$s 1747.-  
Ilheus All Inclusive
Ver másRef:631  desde u$s 1587.-  
Praia do Forte all inclusive
Ver másRef:155  desde u$s 981.-  
Salvador & Morro
Ver másRef:645  desde u$s 1135.-  
Praia do Forte
Ver másRef:887  desde u$s 1549.-  
Costa do Sauipe

Comentarios sobre Salvador

Ref:745

Salvador

Se deja conocer por la alegría de su gente, la belleza de sus playas y por la herencia cultural dejada por los portugueses, negros e indios.

Alguna pregunta sobre Salvador?